LA COMUNIDAD LATINA EN ESTADOS UNIDOS II

Después de veinte años en esta ciudad, Rodrigo tiene mucho que contar acerca de lo que ha vivido. Llegó desde un estado del centro de la República Mexicana porque su hermano ya tenía cuatro años aquí. Por qué elegir este lugar tan alejado de comunidades ya conocidas por sus asentamientos latinos y venir a picar piedra. “Por necesidad, porque mi hermano no encontraba trabajo en otra parte de Estados Unidos y aquí lo contrataron; después vine yo. Sin embargo, sí fue llegar a un territorio carente de todo indicio latino y tuvimos que soportar la mirada desconfiada de la gente cuando hablábamos español porque era un idioma extraño aquí”.
Ahora casi todas las instrucciones para cualquier trámite u orden están en inglés y en español. Usted llega al banco y le dan indicaciones por escrito de cómo depositar o retirar dinero en español; usted entra a algún establecimiento comercial y encuentra letreros  de todo tipo en ambos idiomas. Interesante. Y me parece así, porque habiendo otras minorías importantes en los alrededores no existen letreros en idiomas asiáticos u europeos, por ejemplo.
Sigo con el relato de Rodrigo acerca de su experiencia en este lugar: antes no había quién hablara español, hoy muchos americanos lo hablan por su cercana convivencia con sus empleados o amigos. Antes las parejas interraciales de estadunidenses blancos con latinos eran improbables en esta zona, hoy es cada vez más común encontrar parejas de este tipo. La aceptación de lo latino por parte de la gente blanca estadunidense es tan grande que entre los amigos de la persona con quien llegue a hospedarme, se cuentan muchos que han probado y buscan buenos lugares para degustar la comida latina, en especial la mexicana.  Un ejemplo es el de los mixiotes de carne de alce encargados a la esposa de un trabajador mexicano por su patrón estadunidense de ascendencia griega, quien cazó al animal en una reserva de Arizona. Fantástica combinación de nacionalidades, sabores y gustos.
Estoy retratando la realidad aquí y espero no estar alentándolo a venir más que de vacaciones porque así como lo latino está de moda, también están de moda los retenes en las principales avenidas de este condado en los momentos más inesperados. Los retenes son muy temidos porque significan la revisión de las licencias de conducir, requisito indispensable para permanecer acá. Muchos carecen de este documento por desidia o porque se les está venciendo y cada vez hay más problemas para conseguirlo porque ya no lo expiden en cualquier lugar. Los brazos de la ley están cercando a los compatriotas indocumentados.
Hasta hace poco Maryland y Texas estaban expidiendo licencias de manejo, pero hoy sólo Washington lo está haciendo, lo que implica realizar un trámite largo y muy caro en uno de los estados situados en la zona más noroccidental después de Alaska. Una empresa que muchos no van a lograr y que representa incertidumbre al manejar un automóvil porque cualquier infracción o petición de licencias en los retenes puede derivar en el proceso de deportación tan temido por todos. La solidaridad latina para estos casos es avisarse mutuamente y enviar un mensaje de texto a los conocidos para ubicar el reten y evitarlo. Sin embargo, la situación es difícil y no es recomendable venir con intenciones de trabajar sin documentos, mientras San Barack Obama no haga el milagro de aceptar a los millones de mexicanos que esperan solucionar su situación migratoria en Estados Unidos.
Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s