DESDE EL CENTRO DEL PODER

Sierra baja de Guerrero. mgb

Es muy conmovedor que los grupos en el poder, en este caso el gobierno zeferinista, compartan a través de la televisión los conciertos privados que organizan para su deleite exclusivo. Ninguna diferencia existe entre los gobiernos priístas que lo precedieron y el actual, ni existirá de seguro con los gobiernos futuros respecto a la privacía que tienen esta clase de eventos pensados para publicitar a nuestro estado a nivel nacional e internacional.
Desde el centro de la tierra se llamó el concierto de Armando Manzanero y sus invitados, el cual tuvo lugar en las grutas de Cacahuamilpa y del que la mayoría de los guerrerenses se enteró gracias a un programa de televisión un sábado por la tarde. Los artistas vienen o van a donde les paguen, su interés es compartir su música y su voz y entretener al público. También son parte del espectáculo porque su trabajo pertenece a la empresa que tiene el contrato exclusivo de hacer publicidad de nuestro estado y de la mayoría de las entidades de nuestro país.
Los reyes franceses con su corte y sus excesos hubieran quedado asombrados de los recursos invertidos en realizar estos conciertos y la manera en que las actuales cortes políticas se comportan con esta clase de espectáculos: ¿Cuál es el método de selección para acudir? ¿Quiénes son los más indicados para disfrutar en vivo de los eventos pagados con nuestros impuestos?
Atentando contra la ecología, ya de por sí tan maltratada, porque se trata de un recinto natural que con cada visita y cada paso se desgasta en su esplendor, se realizan estos conciertos en un afán de dar a conocer uno de los lugares que ha sido de los más espléndidos en belleza subterránea. El despliegue de luces, de aparatos de sonido, de estructuras para soportar al protagonista y a los invitados va en demérito del mantenimiento de la cueva en su estado natural.
Supongo que el pueblo y los ejidatarios que son los usufructuarios de las grutas de Cacahuamilpa no tienen ganancia o ayuda alguna por recibir al artista y a los de la corte, salvo la promoción del lugar en el canal televisivo que proyecta el concierto. Dudo que les hayan pagado siquiera las entradas de cada una de las personas que entraron a las grutas. Amparados en que es un evento de gobierno tienen libre paso y no pagan como el resto de los guerrerenses cuando queremos visitar Cacahuamilpa.
Nada ha cambiado, todo sigue igual. Los bailes de palacio siguen vigentes. La orquesta de la corte toca y se hace traer al juglar de moda o al más famoso para deleite del rey y su corte. El dispendio de recursos para favorecer al consorcio televisivo, sin embargo, no terminará con la decapitación de la reina. En primer lugar porque ella no existe de manera formal en este reino y, en segundo, porque la muchedumbre todavía no han llegado al límite de su paciencia y no está dispuesta a tomar La Bastilla.
Margarita BELLO DAMIÁN

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s