La batalla del Cinco de mayo en febrero

Tal como lo dije en la columna anterior un caso judicial concluido con la negación del amparo a Florence Cassez por parte del Séptimo Tribunal Penal, ha repercutido en las relaciones diplomáticas de nuestro país con Francia. El Presidente Sarkozy ha hecho suyo el expediente Cassez en un afán de capitalizar su notoriedad internacional por la aparente falta de apego a las leyes mexicanas y ha solicitado que su conciudadana sea juzgada en su país o, puesto que el juicio ha terminado, que su pena sea purgada en aquel país europeo mediante la extradición.
No obstante, lo que Sarkozy ha aducido respecto a la oscuridad en la aplicación de las leyes mexicanas en el caso de Cassez, también lo dijo la semana pasada sobre sus compatriotas y logró que la mayoría de los jueces franceses tomaran las calles y se fueran a huelga porque el Presidente francés se expresó en forma negativa de su desempeño, los acusó de ineptitud al liberar a un procesado que posteriormente asesinó a una joven de dieciocho años.
Es decir, que la desconfianza que Sarkozy tiene hacia la eficiencia de la justicia mexicana es extensiva a sus compatriotas jueces, por lo tanto, es muy posible que el descontento que expresa por la sentencia a Cassez en México fuera igual o mayor al que sentiría si ella hubiera estado en su país como procesada. Eso sí, tal vez no con los mismos resultados porque en Francia se libera a los culpables (de acuerdo con su Presidente) y Florence no habría permanecido en prisión, habría sido liberada con consecuencias nefastas si se dedicara al secuestro.
El Año de México en Francia ha sido cancelado porque Sarkozy lo dedicó a Florence Cassez en un afán de mantener a la ciudadanía internacional atenta a su problema. No contaba Monsieur Sarkozy que los mexicanos somos sentiditos y veloces cuando de una ofensa de ese tamaño se trata y Monsieur Emilio de Icaza, embajador de México en Francia, respondió raudo que una resolución judicial que compete sólo a las instancias penales mexicanas no podía ser aludida en la serie de eventos culturales y económicos concertados con anticipación al denegado amparo.
¡Y de ahí pa´l Real! La ministra de Relaciones Exteriores francesa inició un discurso en la Cámara de Diputados de su país, dijo las palabras clave México-Florence Cassez y M. Icaza se levantó como con resortes para dejarla con la palabra en la boca junto a los representantes del pueblo francés en el Congreso. Al otro día los titulares de los periódicos franceses se acababan a Icaza por el ataque de ira que tuvo frente a los legisladores de su país y no comprendían por qué se había ofendido tanto y no había terminado de escuchar a la Canciller. A lo que el embajador repitió que nuestro gobierno no cambiará su postura mientras el gobierno francés no desligue a Florence Cassez de los eventos del Año de México en Francia.
Aquí, los analistas mexicanos tratan de encontrar sesudamente quién tiene la razón en este embrollo, algunos culpan a los orgullosos e interesados presidentes electoreros de ambos países, otros aceptan que México no debe permitir la injerencia de un país extranjero en sus resoluciones judiciales, otros deslizan la posibilidad de que el juicio no haya sido muy justo y transparente como la mayoría de los juicios en nuestro país que tienen recovecos por los que transitan dinero e influencias. Si el objetivo fue brindar más notoriedad al caso, se ha cumplido con él.
Publicado en Vértice el 19 de febrero de 2011

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s