DISCURSO DE GRADUACIÓN

Vista de Acapulco desde el IIEPA-IMA (Foto de MGB)

Nunca como hoy es más pertinente el poema de Antonio Machado:
“Caminante, son tus huellas
El camino, y nada más;
Caminante, no hay camino,
Se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
Y al volver la vista atrás
Se ve la senda que nunca
Se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
Sino estelas en la mar”.
CXXXVI-XXIX CANTARES

Todos tuvimos un motivo para estudiar la maestría: superación personal, necesidad económica, reto intelectual, tantos motivos como compañeros estamos aquí. Sin embargo, durante dos años y medio nos unió el deseo de culminar con éxito esta etapa de nuestra vida. Estuvimos estresados por obtener buenas calificaciones, quisimos mantener estrechas amistades, nos esforzamos por entender y analizar la Ciencia Política y aprendimos a manejar herramientas científicas que serán útiles en los ámbitos de nuestro desempeño.
Para mí significó conocer a muchas personalidades de la Universidad y del gobierno estatal, así como de varios ayuntamientos. Hay aquí como lo he mencionado en otras ocasiones, gente muy destacada. Son personas que me llena de orgullo haber conocido y haber aprendido de cada una lo que significa el compañerismo y la competencia, la amistad y el reto. De todos aprendí algo diferente y atesoro en lo que vale la experiencia de vida que significan muchos sábados juntos.
Juntos aprendimos que se deben dejar atrás gritos y sombrerazos y ejercer una política civilizada basada en el respeto. Los diferentes puntos de vista estuvieron dignamente representados y fueron aceptados de buen talante como opiniones a las que cada ser humano tiene derecho.
El claustro de maestros en el IIEPA es, tal vez, inmejorable. Y digo tal vez porque las nuevas generaciones llegan con mayores bríos imprimiendo un nivel más alto a la enseñanza en nuestro instituto. A cada uno de nuestros profesores hago patente mi reconocimiento por su esfuerzo y dedicación al desarrollo de la Ciencia Política en Guerrero.
Compañeras y compañeros, deseo que éste no sea un discurso de despedida sino uno de bienvenida al nuevo camino que nos corresponde andar.
Muchas gracias.
____________________
Discurso pronunciado en la clausura de cursos del IIEPA-IMA, como un honor por obtener el máximo promedio de la generación “Hanna Arendt” de la Maestría en Ciencia Política. Publicado en Vértice el 28 de marzo de 2009.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s