Jaguares en Chilpancingo

Mi hermana, mi primo y yo aprovechábamos cada sábado para chutarnos la trilogía de películas que ofrecía el cine Guerrero en matinée por un pesote cada uno. ¿Qué flamantes películas tuvimos la oportunidad de ver? Santo y Blue Demon contra todo tipo de maldad encarnada en vampiros, lobos, etc. Pero las que más recuerdo son las de los Jaguares. Las trilogías valían la pena porque eran una continuidad de las hazañas de nuestros héroes.
De aquellas matinées del sábado salíamos inspiradísimos para convertirnos en héroes y heroínas sobre ruedas, porque los Jaguares eran luchadores que se transportaban en motocicletas. Así que nosotros al salir del cine tomábamos nuestra moto y montados cada quien en una, recorríamos las calles de regreso a casa.
¿Qué padre de familia permite que sus niños de diez, ocho y siete años salgan en una moto? Los de nosotros, quienes nunca se dieron cuenta de que atravesábamos el Jardín, recorríamos la avenida Guerrero y subíamos por Uruguay –la que hoy conocemos como H. Colegio Militar- acelerando y frenando con la boca, porque todo el peso de nuestra imaginación recaía en el sonido que hacíamos para solventar la ausencia de una máquina bajo nuestro cuerpo.
Al terminar la película, nos poníamos de acuerdo en qué Jaguar era cada quien, nos enfrentábamos al sol en su máximo esplendor, atravesábamos un pueblo casi deshabitado a las tres de la tarde del sábado y corríamos a nuestra casa sin parar -porque una moto no se cansa-, para llegar a comer.
Tal vez no hubiera recordado esta anécdota sin la del sábado anterior que me permitió visualizar la amplísima sala del Cine Guerrero con sus dos plantas y sus sillones antiquísimos, su entrada tipo teatro y los muchos momentos de placer que me brindó durante mi infancia. No recuerdo ningún título exacto de alguna película o los nombres de los actores de aquéllos tiempos, pero sé que vi muchas películas porque desde bebé mis padres, también aficionados al cine, me llevaban con ellos por lo menos una vez a la semana.
Después, a finales de los setenta, llegaron las películas de Hollywood atrapándonos en sus moldes tecnológicos y emocionales para nunca soltarnos y empecé un hábito que perdí en el atolondramiento de mi juventud: anotar el nombre de la película, del director y de los actores, así como una pequeña reseña de la película.
Para la gente que no creció en el Chilpancingo de esos tiempos, que viene de ciudades más grandes como el D.F., parecerá extraña toda esta nostalgia por un cine viejo que no existe más. Sin embargo, como pudimos comprobar durante varios años, ese cine nos daba la escasa conexión que manteníamos con el séptimo arte y sus novedades. Existía otro, es cierto, pero si el cine Guerrero presentaba películas de estreno con meses de atraso; en mi opinión, el cine Colonial hacía honor a su nombre presentando películas de la época de la Colonia.
Vinieron después las magníficas salas del Jacarandas que servían de cinemas y de salones para convenciones de todo tipo, de graduación o evento de gobierno. Después, no tuvimos ni nuevos ni viejos cines hasta hace poco tiempo. Si a esto le sumamos que las señales de los canales de televisión eran muy débiles y a veces inexistentes, pues estábamos en un aislamiento casi total. Tomando en cuenta la adicción actual a la televisión, tal vez haya sido lo mejor. Pero, cine y tele también son cultura popular y, cuando me preguntaban en el D.F. mientras estudiaba la licenciatura, en dónde había crecido sin las series de tv comunes para los niños de allá, tenía que confesar que provenía de mi tierra natal, a la que nunca le percibí esas carencias. En fin, hoy rindo tributo a esos escasos espacios de recreación y puesta al “día” en el cine.
Publicado en Vértice 2009

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s