INDIA

Algunos creen que administrar la riqueza es más difícil que vivir en la pobreza. Me contaron acerca de un empleado quien después de recibir una exorbitante suma de dinero como pensión, murió de un infarto tras discutir con su esposa sobre cómo invertirla o gastarla de la mejor manera.
Parece que lo mismo está sucediendo en India. Convertida en una potencia mundial con 49 multimillonarios según Forbes, India es incapaz de definir quiénes son pobres en su territorio para brindarles ayuda económica. Con cifras de gente pobre que varían entre 280 a 800 millones, según la definición de pobreza que se utilice, el gobierno de la India quiere compartir su reciente bienestar económico con la mayor parte de ellos.
De acuerdo con la Comisión de Planeación de la India (IPC) los pobres que habitan zonas urbanas son quienes gastan entre 65 a 75 centavos de dólar diarios, en tanto que los que habitan zonas rurales gastan de 50 a 55 centavos diarios o menos. Esta, sin embargo, es una definición con la que no están de acuerdo quienes se saben pobres y necesitados de ayuda pero que tienen ingresos ligeramente mayores.
Otros aspectos que deben tomarse en cuenta para definir la pobreza según la misma Comisión deben ser la ingesta de calorías por persona y, si se quiere tener una aproximación multidimensional de la misma se debe preguntar acerca de si los hijos van a la escuela, si se tienen propiedades o si se tiene acceso al agua y a los servicios sanitarios.
Dentro del artículo aparecido en el Washington Post el tres de junio, se cita el caso de Ramvati Singh, mujer de 40 años con seis hijos que trabaja en labores de construcción en Nueva Delhi y gana 1.50 dólares. No puede alimentar y mucho menos enviar a sus hijos a la escuela con ese ingreso, pero no es considerada pobre porque gana más del estándar arriba citado –lo que no se percibe es que este ingreso se divide entre 7 personas y queda en sólo 20 centavos de dólar por cabeza-.
La reciente capacidad de la India para ayudar a sus pobres con subsidios y dinero en efectivo en un orden de 116 billones de dólares, la coloca como la única economía capaz de hacerlo por esa cantidad, sin tener –al mismo tiempo- el control y la claridad de la magnitud de la pobreza de sus ciudadanos. Es decir, mientras se discute en el gobierno sobre cómo es mejor ayudar a los pobres y se analiza quiénes lo son, mucha gente que se sabe pobre porque subsiste junto con sus familias con veinte pesos o menos al día, sigue muriendo de hambre poco a poco en las enormes ciudades indias.
Sólo resta saber si los paliativos a la pobreza concebidos por el gobierno de la India serán aplicados algún día a todos los que los necesitan y si son los indicados para solventar siglos de desigualdad frente a los ingleses y de pobreza extrema debido a su inamovible sistema regido por castas.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s