Consulado a domicilio

El sábado once de junio tuve oportunidad de participar como voluntaria en la visita que el consulado mexicano ha organizado durante los últimos años a la zona de Hendersonville N.C. La visita fue solicitada y apoyada por voluntarios congregados por el Centro Comunitario.
La comunidad mexicana, no sólo guerrerense, asentada en el área es cada día más numerosa. En una zona muy próspera de huertas de manzanos y con la hermosísima vegetación que proporcionan las Great Smoky Mountain, los paisanos han encontrado un lugar muy adecuado para su desarrollo económico, a pesar de la crisis que todavía se resiente en Estados Unidos.
Hasta hace poco, el área era un verdadero paraíso para los mexicanos y para cualquier extranjero: se expedían licencias de conducir sin requisitos mayores que la solicitud y un comprobante de domicilio. Eso permitía que un ciudadano latino sin tener su documentación de inmigrante en regla, pudiera conducir un auto con el respaldo de su licencia, con la que también podía identificarse en cualquier trámite gubernamental o de negocios.
Hace cinco años aproximadamente, todo cambió y las licencias de conducir dejaron de expedirse a cualquier persona. Sólo aquellas que pudieran demostrar con su visa su ingreso legal al país o quienes tuvieran comprobante de residencia o de ciudadanía norteamericana. De golpe todas las facilidades que el gobierno estatal de Carolina del Norte otorgaba a sus residentes desaparecieron con la consiguiente eliminación de los impuestos que generaba una comunidad hispana o latina en constante crecimiento.
Algunos logran llevar una vida estable en Estados Unidos sin una licencia de conducir, requisito indispensable de identificación aquí, sin embargo, el pasaporte o la matrícula consular mexicana les permite viajar en avión a través del país o cobrar su cheque en el banco o entrar a algún antro. Ambos documentos son formas de identificación expedidas por el gobierno mexicano a través del consulado con sede en Raleigh.
Una visita como la que hizo el consulado en Flat Rock hace dos semanas es un evento muy esperado por la comunidad mexicana que sabe que puede ahorrarse cinco o seis horas de transporte más los gastos que implica acudir a las oficinas con sede en la capital del estado. Por ello desde que se empezó a difundir la noticia, las llamadas a las oficinas centrales para concertar cita este once de junio fueron muy numerosas.
En esta ocasión, el equipo del consulado que visitó Hendersonville congregó a más de ochocientas personas entre adultos y niños que buscaban la obtención de la doble ciudadanía para los pequeños y el pasaporte y la matricula consular para los adultos.
Los más de treinta integrantes de la oficina consular más una cantidad similar de voluntarios nos vimos rebasados y abrumados por la cantidad de personas formadas desde las seis de la mañana para conseguir sus documentos mexicanos.
La experiencia fue muy gratificante para quienes por vez primera tuvimos un acercamiento con tal cantidad de miembros de la comunidad mexicana en Carolina del Norte en un solo evento, además de muy interesante porque –en lo personal- me permitió aprender la forma en que se organiza la tramitación de estos documentos desde el otro lado del escritorio, de quienes siendo empleados de la Secretaría de Relaciones Exteriores tienen la facultad para otorgarlos o negarlos.
Publicado en Vertice el 2 de julio de 2011.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s