Las hijas de Onán

Antes de que las almas que se creen puras se levanten de donde se hincaron a rezar por mí, acorde a lo que leyeron en la columna del sábado anterior, de una vez escribo sobre la masturbación. Quiero advertirles que mi abuela rezó mucho por mí, sin saber que terminaría escribiendo sobre estos temas sexuales y nada más logró dejarme muy bendecida. Agradezco todas sus oraciones pero ahí voy.

Resulta que Onán era un sujeto que mencionan en la Biblia, quien en lugar de dejar escapar sus fluidos seminales dentro de su mujer, prefería sacar su miembro y dejarlos caer donde se les antojara, -no voy a contar la historia completa, me interesa el origen del nombre-. Por supuesto que estos actos eran y siguen siendo castigadísimos por las religiones porque sin reproducción no existen feligreses. Así que aquellos que, sin tener mujer al lado o teniéndola, practican el onanismo, -uno de los sinónimos de la masturbación masculina- han sido siempre muy prevenidos de que en el infierno arderán.

No existe más el purgatorio. Hace algunos años se anunció que, después de sesuda reflexión por parte de los dirigentes religiosos, el purgatorio venía sobrando por razones que desconozco, así que sólo el infierno espera a quienes se masturban, nos advierten. De la desaparición del purgatorio y otros asuntos religiosos escribiré en otra ocasión, los evito antes de que decidan reabrir el purgatorio sólo para mí.

Como decía arriba, resulta que hijos de Onán –mejor dicho onanistas- pueden considerarse aquellos que practican los placeres solitarios al tocar su cuerpo, es decir los que se masturban. Dejemos de lado a los hombres, a quienes se les permite todo lo prohibido para las mujeres: tener varias parejas es celebrado para los varones, tener relaciones sexuales previas al matrimonio es requerido y, por supuesto, masturbarse es motivo de chiste pero no de castigo entre los hombres.

¿Y las mujeres? No, una mujer que toca su cuerpo y siente placer no existe. ¿En dónde se ha escuchado? Jamás se ha visto. Es un tema tan controversial que si alguien levanta la mano para decir yo lo hago, sería lapidada como las adúlteras en los estados musulmanes. Señoras y señores: la masturbación femenina existe, debe ser respetada como la manera en que las mujeres aprendemos a conocer nuestro cuerpo antes de emprender la larga aventura de las relaciones sexuales con los hombres.

Lo nombro aventura porque es un gran riesgo el que toman cualquier mujer y cualquier hombre cuando inician una relación mutua sin conocerse sexualmente. Aun cuando hubieran tenido relaciones sexuales antes del matrimonio, los primeros encuentros suelen estar cargados de mucha pasión y entusiasmo derivados de la novedad. El problema surge con unos meses de lo mismo, entonces ella se aburre y él busca otro lugar donde festejar.

A las mujeres se nos educa para ser las niñas bien, las que llegarán vírgenes al matrimonio –aunque sea en apariencia-, las modositas, cómo vamos a comentar en una reunión con las amigas que anoche nos masturbamos porque teníamos muchas ganas. O cómo le dices a tu novio/esposo/pareja que a pesar de que tuviste relaciones sexuales con él, no lograste el orgasmo –los orgasmos a que estás acostumbrada- y que quieres espacio y tiempo para masturbarte.

Los seres humanos somos igualmente sexuados y sexuales, con líbido y sensaciones placenteras derivadas de la vista, el oído, el olfato, el tacto, el gusto y, sobre todo, de nuestra imaginación. ¿Por qué los hombres pueden ser hijos de Onán y las mujeres somos huérfanas? Tenemos derecho a una vida sexual libre de prejuicios y tabúes que impiden el desarrollo total de las mujeres y a nuestra satisfacción sexual con o sin hombres al lado.

Leido en el programa de radio EFECTO MARIPOSA de Aurora Medina el 23 agosto de 2011

Anuncios

10 comentarios on “Las hijas de Onán”

  1. Excelente. Me gusto por sencillo y claro.

  2. Ithandehui Damián dice:

    muuy buen artículo, felicitciones a la autora, la cual me jacto, es mi prima!

  3. Margarita, este articulo esta sensacional. Lo compartire en mi programa de radio que esta hecho para mujeres y toco temas tabus como este cuantas veces puedo.

    Eso de dejarle a otros la tarea de que conozcan mas nuestro cuerpo que nosotras mismas es algo inaceptable.

    • Muchas gracias por sus amables comentarios. He visto su informacion en fb y me halaga que una persona tan importante en la radio y con un curriculum tan impresionante vaya a compartirlo en su programa de radio. Cuando lo compartiria? Para estar atenta a escucharlo. A sus ordenes en cuanto pueda ayudarle!!! Saludos!!

  4. María de Jesús Román Martínez dice:

    Margarita, sabes da mucho gusto que hayas abarcado este tema en tus comentarios, pues siempre me ha dado mucha pena el tema de la masturbación, es un tabú que nisiquiera me atrevía a pensarlo, pero creo que tienes razón de que las mujeres somos libres de explorar nuestro cuerpo y así poder conocer más nuestra sexualidad sin avergonzarnos por ello. Gracias por tus frases y saludos amiga.

  5. norma damian dice:

    Hola Margarita!
    Hasta ahora pude leer tu articulo, de verdad que es muy interesante me encantó!!!
    felicidades!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s