De amor y de fútbol.

Para mis amigos Natalia e Hiram.

 

Sé absolutamente nada de fútbol americano, sin embargo, conozco la fecha de la gran final de esta temporada que se llevará a cabo en Nueva Orleans, Louisiana, mañana domingo 3 de febrero. Estoy enterada del impacto que tiene este evento entre los norteamericanos quienes paralizarán actividades esa tarde para ser testigos en vivo  en el Superdome Mercedes-Benz,  o disfrutarán a través del televisor del juego entre los 49’s  de San Francisco y los Cuervos de Baltimore. No ignoro que existe una preferencia de 4 ½  hacia los 49’s, que el himno de Estados Unidos será cantado por Alicia Keys  y que durante el medio tiempo el espectáculo correrá a cargo de Beyoncé. Dos cantantes exitosas, mujeres extraordinarias, con una presencia insuperable por su voz y por su belleza estarán monopolizando la pantalla mientras el balón no esté en juego.

¿Cómo es que una neófita puede saber estos datos si no tiene interés alguno en el fútbol americano?  Todo se debe a que la televisión está inundada de publicidad sobre el tema deportivo y a que un comercial en particular está llevando la cuenta regresiva de los días que faltan para el domingo 3. Y es aquí donde el amor entra en escena: Cada vez que escucho la frase “faltan tantos días para el Super Bowl” recuerdo que ese mismo día unirán sus vidas dos jóvenes amigos míos en una pequeña ceremonia privada. No puedo evitar pensar que la cuenta regresiva no es para el encuentro de fútbol sino para su boda. ¡Qué emoción!

Sé que estas horas deben ser de mucho entusiasmo y nerviosismo porque implican los preparativos para una ceremonia de gran magnitud. No importa el tamaño de la celebración, la unión de dos personas significa en muchas sociedades un acontecimiento importantísimo debido a que está planeado para que sea para toda la vida, bajo ciertas condiciones como la fidelidad, el respeto y el amor mutuo. Estoy segura de que todos estos requisitos estarán presentes mañana y siempre en la vida conjunta de mis jóvenes amigos y que en el futuro podrán recordar estos momentos con la nostalgia que da el amor consolidado a través de los años.

Estaremos ahí para dar fe de su unión ante la sociedad, aunque estoy segura de que ellos unieron sus corazones desde que se conocieron y se han comprometido a solas a amarse eternamente. Mil felicidades para ambos.

Publicado en Vértice el sábado 2 de febrero de 2012.

 

 

 

 

 

 

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s