Mi partidito

Me había negado a escribir sobre política local. Mentiría al decir que no he participado en la actividad política con dos tíos-padres que consiguieron su respectiva curul en la misma legislatura estatal, fundaron un partido estatal y obtuvieron una diputación federal, añadiendo mi propio escaño estudiantil en la UAG a principios del siglo XXI. He estado en política local pero no escribía sobre ella.

Ese hartazgo de apoyar con lealtad a la familia, siguiéndola a través de diferentes partidos y no recibir a cambio ni el saludo mientras unos perfectos desconocidos arribistas y lambiscones fueron propulsados a la palestra para desparecer del panorama es, en parte, por lo que la política me resulta asquerosa. Expresar lo anterior tal vez debería costarme mi título de Maestra en Ciencia Política y eso me dolería, los lazos familiares no se pierden aunque se realicen una transfusión. Con este artículo doy por clausurada mi etapa de exclusión en la política estatal.

Voy a fundar mi partido para participar en ese circo de múltiples pistas en que se ha convertido la política local, sumergirme en las nuevas y viejas candidaturas, en las guerras de dimes y diretes entre los actores locales siendo yo misma un contendiente. Se llamará El partidito de un@ y son bienvenidos quienes así lo deseen. Mi partidito quiere integrarse, ser escuchado, movilizarse sobre el teclado y el mouse; en pocas palabras, quiere participar por escrito aquí. Sus aspiraciones son altas aunque sus sujetos de estudio sean deleznables, a veces.

¿Qué es lo que persiguen cada uno de los que tienen fotos regadas a diestra y siniestra en la capital? El poder. Esos candidatos deben saber, si  han leído a Moisés Naím en su libro El fin del poder, que están aspirando cuando mucho a influenciar las acciones u omisiones de pequeños grupos de personas por muy corto tiempo.

El poder ya no es lo que era hace diez años, tal vez ni siquiera lo que solía ser hace un lustro. Hoy la legitimidad está en duda en casi todas partes, el poder más que aplausos recibe mentadas. Pero eso no les importa a mis contrincantes, con o sin partido ellos van tras ese sueño que iniciaron hace muchos años, cuando eran más jóvenes y el poder representaba dinero y prestigio. El dinero sigue siendo parte del poder político, en cantidades mucho menores pero todavía atractivas. Así que los candidatos están dispuestos a sufrir para merecer.

Entonces va mi primera pregunta para los participantes en la carrera por el poder en cualquier nivel. ¿De dónde proviene el dinero que derrochan en publicidad? Opción uno: De su esforzado trabajo y de los ahorros que meticulosamente han llevado para este caso. Permítaseme una sonrisa sardónica. Opción dos: De la organización a la que pertenecen y que los respalda generosamente. Otra sonrisa burlona. Opción tres: De una herencia o un matrimonio con alguien que tiene recursos económicos -dinero vía favor sexual-. Una risita porque no lo dije yo, lo dijo el propio candidato. Opción cuatro: De actividades ilícitas, propias o de terceros. Silencio sepulcral.

Está comprobado que incluso la última opción es válida para los fines que persiguen los candidatos. Tal vez lo más importante sería preguntarnos cómo van a recuperar esos enormes fondos económicos gastados en publicidad. El 29 de enero, Héctor Aguilar Camín escribía en un artículo que para intentar ganar la alcaldía de Nuevo León se necesitaban 700 millones de pesos. ¿En cuánto están valuados los puestos en este paupérrimo estado de Guerrero?

Bien dice Aguilar Camín, cómo podemos esperar transparencia de gobierno en personas tan endeudadas. Cada cara que ve usted acechándole desde un poste tras una sonrisa mofletuda pretende que usted aporte dinero para cubrir lo que gastó en campaña y un poco más para el próximo proceso electoral, además de mantenerlo mientras dure el encargo electoral. ¿Estamos dispuestos a hacerlo? Lo espero en mi próxima sesión de Consejo.

Publicado en Verticediario.com y su versión impresa y en Angulo7noticias.com el 11 de febrero de 2015.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s