Abdicación

En términos monárquicos a la cesión de la estafeta gubernamental del reino, de un miembro de la familia real a otro, se le conoce exactamente como abdicar. Dejar paso a nuevas generaciones (Juan Carlos I a favor del rey Felipe VI de España), ser orillado a abandonar el cargo por impedimentos de protocolo (Eduardo príncipe de Gales, debido a su amor por la divorciada Wallis Simpson) son los ejemplos más conocidos de abdicaciones en los países gobernados por monarquías en los últimos cien años.

En países con regímenes democráticos, el nuestro incluido oficiosamente, la abdicación no existe. Mucho menos dimitir alegando razones de angustia generada por el poder como lo ha hecho el gobernador Rogelio Ortega: “Yo vengo de la academia, no tengo experiencia en el ámbito gubernamental. Cuando llegan a la Secretaría de Finanzas o a mi propia oficina a exigirnos con toda razón liberar recursos, me genera una situación de angustia y la tengo que plantear de manera pública” (sic). Expresó en una entrevista con Jorge Berry, según Milenio Digital de fecha 24 de julio.

¿Por qué el doctor Ortega está pidiendo que el gobernador electo, Héctor Astudillo Flores, adelante su toma de posesión? ¿Por qué aceptó un encargo que reconoce ahora rebasa sus capacidades? ¿Por qué razón durante un examen previo por parte del Congreso, que culminó con su ratificación, no se atrevió a decir en público que él no estaba capacitado para cerrar el periodo que le corresponde?

Me atrevo a escribir que el doctor Ortega esperó a que todo el equipo que integró a su gabinete tuviera el tiempo suficiente para poder incluir en su currícula su paso por el gobierno del estado, por no decir que les permitió cobrar estos meses como secretarios, subsecretarios, directores y demás cargos que les permitieron sanar sus finanzas a costa de las del erario público. ¿No es esta la razón que alude su Secretario de Finanzas, Elíseo Moyao, en una nota del mismo diario con fecha 26 de julio, como una de las causas del adeudo de 13 mil millones de pesos del gobierno estatal?

Es la manera en que se ejercen en este gobierno los recursos en nuestro estado la que todos los días nos recuerda a los ciudadanos comunes que para participar en la vida pública, hace falta más que preparación académica y bonhomía, que nuestra entidad no es la universidad con sus grupúsculos y que la degradación del poder no se contrarresta asistiendo a las marchas de ciertos sectores de la sociedad, con los que encontramos afinidad. Se gobierna para tod@s.

Tenemos que leer entre líneas que para que el gobernador y su gabinete pudieran aceptar que son incapaces de gobernar a nuestro estado, tuvieron que pasar casi diez meses con todas las complicaciones que sufrimos los ciudadanos comunes, tales como las justificadas manifestaciones de los padres y parientes de los desaparecidos de Iguala y sus implicaciones sociales, económicas y políticas que subsisten hasta la fecha. Recordemos que ni siquiera se han encontrado los cuerpos de las víctimas, lo que significa que el principal reclamo, por el que se dio el cambio de gobierno, no ha sido solventado. Como se dice en caló inglés, No worries! No se angustie mi gobernador, a cualquiera le pasa.

Mientras el doctor puede participar honrosamente en la marcha gay, los transportistas del centro del estado se tunden a mazazo limpio en el zócalo de nuestra capital, queman unidades de los contrarios y toman rehenes impunemente. El tema metafísico de la angustia del gobernante, con un monarca mordiéndose las uñas al ver tales desfiguros urvaneros, pasa al olvido entre lentejuelas y plumas al mejor estilo drag queen, con la canción We are family de fondo y con el gobernador disfrazado de reina de la noche saliendo por la puerta delantera sin temor a ser reconocido, tal como lo hace el personaje del senador ultraconservador Keeley en el filme norteamericano La jaula de las locas.

El rey no ha muerto, ha claudicado. ¡Viva el rey!

Publicado en Vérticediario edición online e impresa el 27 de julio de 2015.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s